¿Libertad entre el turbante y un piano?

       pakistan_eid_tahira.jpg  

            Shalommha Mmahomamasahia nació en Shaiai, Pakistán bajo el seno de una familia acomodada. Su padre es físico nuclear, médico y capitán de un ejército paquistaní y su madre una mujer boricua, que abandonó sus estudios de medicina, por amor.  Aunque hace  tres meses llegó a Puerto Rico,  lo conoce muy bien desde hace 26 años.

Gracias a su madre, comenzó a amar a esta Isla, porque desde pequeña le inculcó el español, idioma que habla a la perfección, y las canciones de cuna que, en vez de Barney, lo fueron Chucho Avellanet, Lucecita Benítez y Roy Brown con su “boricua en la luna”.  Nunca corrió bicicleta o patines, sin embargo, sus mascotas eran caballos, camellos y un elefante.

Siempre ha creído en la libertad, y por sus ideales aunque ayer vivía rodeada de riquezas; Hoy, lucha por sobrevivir.  Hay historias que sólo en la ficción creeríamos ciertas. Historias que en Occidente son inverosímiles, pero en Oriente son la realidad de muchas mujeres, donde la rebeldía femenina es igual a muerte, porque es pensado que la mujer sólo es buena para procrear o ser ama de casa.

 En su  natal  aprendió a tocar piano a los 5 años; hoy día continúa siendo su pasión. A los ocho años, quería demostrarle a su padre que una mujer también podía ser física nuclear. La única alternativa que encontró para estudiar física fue: cortarse el cabello, vestirse de varón y asistir a la escuela donde iban sus hermanos, porque en su país las escuelas para mujeres sólo enseñan “economía domestica” y “algo de matemáticas”. Permaneció en la incógnita un año y medio, hasta que su propio padre la descubrió y por esto recibió siete latigazos. Cantazos que por sus actos se fueron multiplicando a través de su desarrollo. Luego de este suceso la envían a Rusia, a pasar una temporada con sus abuelos paternos. Cuenta que ahí tuvo una bonita experiencia porque puedo conocer al Dios occidental.

Al regresar a su país en su adolescencia, halló libertad entre el turbante, pues así cubierta podía escaparse a un piano bar, cerca de su hogar, para practicar lo que tanto le gusta. Cuando habla de música deja escapar una sonrisa, sus ojos por primera vez en toda la conversación irradian una verdadera alegría.

Pero esta alegría  se desvanece  al acordarse de su retahíla de malos sucesos. A sus 15 años su padre la quiso comprometer con un palestino enfermizo de 13 años,  pero ésta como no quería casarse, el día de la presentación se quito el manto, y puso el cabello en la comida del “novio”. Una ofensa. Por esto recibió catorce latigazos más. Con la ayuda de su madre y hermanos, escapó de su hogar. Y no regresa hasta los 20, cuando su padre la encuentra y la compromete con un palestino adinerado, 15 años mayor que ella. Esta vez aceptó porque no encontró otro remedio. Por él llegó a Puerto Rico y por él hoy,  su casa es la Iupi y su cuarto, el carro pues este hombre se quiso divorciar y la dejó sin nada y sin sus dos hijos. Se los llevó a Pakistán donde, por ser hombre, tiene todo el derecho para hacerlo. Mientras cuenta su historia, una joven universitaria la saluda “nena estás desaparecida, ya no me llamas”. Ella rió, y dijo “estoy bien, he estado muy ocupada”.

Hoy a shalommha se le conoce como, Alejandra Marmolejo. Aduce que cambio su nombre para facilitarles la pronunciación a las personas, pero creo que esta técnica es ya parte de su destino. Habla seis idiomas: curdo, árabe, ruso, inglés, español y chino. Y su filosofía de vida es: vive y deja vivir. Quizás no quiere que a otras le roben su derecho a vivir plenamente, como su padre y la sociedad lo hicieron con ella, pues por culpa de estos, no ha conocido el amor verdadero.  Aunque los acordes de su vida no han sido tan melodiosos aún le restan esperanzas, desea conocer a un hombre que la ame y la haga feliz, reencontrarse con su madre y sus hijos, pero por el momento no está tan sola, la acompaña  fielmente su pareja ideal, el piano.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s