“Vamos caminando, vamos dibujando…”

Imagen

Un viaje cambia algo o cambia todo.

Una parte de tu ser,de lo que eras-o de lo que fuiste-la dejaste en el lugar caminado. Un viaje como el ácido te carcome, se mete en tu sistema, te despedaza, te rompe, al menos,  así fue el efecto en mi. Ese fue mi viaje o esos han sido los míos.

Puedo decir que soy y no soy, y me encanta ser esto.

Es mentira  eso de que “sigues igualita”. Nadie sigue igual, nos pasa la vida y eso es suficiente. Reformar lo que nos rodea para adaptarnos, para no sentirnos en un pantalón pequeño o en uno gigante. Intentar poner  las cosas a tu medida-o al menos a una en que te sientas cómoda/o. En esas estoy,y me siento bien.

Hay mucha gente que viaja y es como si no lo hubiese hecho, poco dejan que la culltura, lo otro le influya… ¡Tanto que se pierden¡ Es muy rico ser de aquí y de allá. Sentir uno o dos lugares como tu casa, o los que vengan. Mucha gente  sólo tiene para decir que rumbearon/jangueraon o se embriagaron en X lugar, sólo eso. Eso es parte,si quieres, pero no lo es todo, al menos para mí.

Viajar,desplazarse,transportarse,moverse,trasladarse de un punto a muchos porque el segmento, ese símbolo geométrico, se queda corto para explicar el viaje, al menos el mío.

Me descubro, re-descubro y me encanto.

Quien me quiera no me tiene que entender  del todo,sino moverse conmigo y/o encontrar su movida también. A fin de cuentas, eso somos, seres cambiantes.

Pisando: Colonia (Uruguay)

Pisando: Colonia (Uruguay)

 

Desde Bogo-tá

Imagen

Desde finales de enero ando por Bogotá. Colombia ha sido un escape necesario ante las incertidumbres de la vida, una conexión con latinoamérica necesaria ante la tan fragmentada relación de mi Isla con este rico universo, con estos pueblos. Y la experiencia se engrandece al conocer gente maravillosa que te acoge siendo un/a extraño/a, con otro acento, con otra cultura, con otras manías y costumbres.No obstante, te hacen sentir en casa. Me he gozado esto a mi manera, con mis tiempos y pausas, pero con los ojos abiertos y los pies dispuestos a la aventura, al camino constante, andante, difícil y excitante. De vez en cuando me tomo un respiro, suspiro, rio, me pienso, me siento, me paro, me acuesto, y comienzo -o recomienzo.Todos los días son distintos en otra ciudad; todos, aunque me quede en la cama.

El/la extranjero/a siempre mira con otra óptica;creo que esto de ser extranjera me gusta:

Cambiar de ciudad,moverse.

Escuchar nuevas palabras, reírse.

Comer un nuevo menú,jartarse.

Vivir,pues.


Mi universo nunca será igual, me alegro de haber venido, ¿y por qué no?, me alegra que estés aquí. 

“Vamos caminando, vamos dibujando el camino”-Calle 13.

Cusco, Perú

Un abrazo a tod@s l@s lectores, desde acá, con el mismo amor.